El primer sistema del Perú que produce energía limpia de los desagües municipales está en la ciudad del Cusco. La empresa de agua – SEDACUSCO apostó por aprovechar los recursos derivados del tratamiento de los desagües de la ciudad – lodos y biogás, para reducir sus costos de energía eléctrica del tratamiento de los desagües y disminuir su impacto en el ambiente.

En el 2014, SEDACUSCO con el apoyo del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento y la cooperación alemana para el desarrollo, implementada por la GIZ, a través del proyecto WaCCliM, inició la operación de un digestor anaerobio para tratar los lodos y producir biogás de forma continua. De esta forma, logró reducir gradualmente la cantidad de lodos sin tratar dispuestos en el terreno, tal es así que para el 2020 logró evitar 7,804 toneladas equivalentes de CO2 anuales (t CO2 e/año), que equivale a los vuelos de 5,574 pasajeros de Lima – Frankfurt – Lima. En tanto que el biogás era quemado y liberado a la atmósfera sin aprovecharse.

A partir de marzo 2021, SEDACUSCO basada en la experiencia alemana, es pionera en el país en convertir el biogás en energía térmica y eléctrica, para abastecer a la planta San Jerónimo de toda la energía que necesita para tratar los desagües y conseguir así autonomía energética. La inauguración de este nuevo sistema – de producción de energía limpia alimentado por biogás, realizado el 25 de marzo, contó con la presencia de la Ministra de Vivienda, Construcción y Saneamiento junto a otras altas autoridades del Ministerio, gobierno regional y gobiernos locales del Cusco así como de SEDACUSCO.

Con la puesta en operación de este nuevo sistema, SEDACUSCO logrará ahorrar EUR 260,000 por gastos anuales de electricidad y aprovechará el biogás evitando 544 toneladas equivalentes de CO2 anuales (t CO2e/año) adicionales a las emisiones evitadas por el tratamiento de lodos.

Esta iniciativa es la primera de su clase en el país y servirá de ejemplo para otras empresas de agua. Un aspecto clave fue la apropiación de SEDACUSCO de este nuevo enfoque – es decir considerar a los lodos como recursos más que desechos; y así abordar no sólo sus desafíos en la gestión de los lodos, el tratamiento de los desagües y la generación de energía limpia sino también reducir su huella de carbono.

En el futuro, para escalar y replicar este tipo de iniciativas, también será necesario analizar el potencial de utilizar los lodos residuales del tratamiento (digestato) como compost orgánico y exportar el exceso de energía producida para su uso más allá de la planta. Además, será necesario apalancar recursos financieros y fortalecer capacidades para adaptar e implementar la tecnología en los diferentes contextos del país. Lo importante es que las empresas de agua del Perú están empezando la transformación carbono neutral de la operación de sus servicios.

Foto en la cabecera: El sistema de producción de energia alimentado por biogás de la ciudad del Cusco ©SEDACUSCO