Frente a la pandemia del COVID-19, los prestadores de servicios de saneamiento del Perú siguen cumpliendo sus responsabilidades de proporcionar servicios de agua y saneamiento seguros y fiables a la población, aunque muchos de ellos tienen que enfrentar recursos insuficientes, escasez de personal e interrupciones en la cadena de suministro de productos químicos y equipos de protección personal,
lo que puede afectar la continuidad del servicio.

En particular, para el caso de las aguas residuales, los prestadores de servicios necesitan adoptar medidas para prevenir la propagación del COVID-19 entre su personal y asegurar la continuidad del tratamiento de las aguas residuales protegiendo el ambiente y el clima. La gestión adecuada de las aguas residuales permitira no sólo abordar la pandemia sino también seguir avanzando en la seguridad del abastecimiento de agua urbano y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

En la medida que progrese la pandemia, los prestadores de servicios requerirán de medidas para prepararse, responder y recuperarse de la pandemia, y  asegurar la continuidad de los servicios de tratamiento de aguas residuales en situaciones cambiantes.

Como ejemplo,  el prestador de servicios de la ciudad del Cusco (EPS SEDACUSCO), con el apoyo de la Cooperación Suiza – SECO y la cooperación alemana para el desarrollo implementada por la GIZ, a través de PROAGUA II y WaCCLiM, ha elaborado su Plan de Contingencia para enfrentar la Pandemia COVID-19 en la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) San Jerónimo, enfocándose en aspectos de protección de la salud del personal, mantenimiento de las operaciones esenciales, mantenimiento de las instalaciones, equipos y suministros esenciales, y la comunicación con los usuarios y las autoridades de gobierno.

En particular, el Plan de Contingencia de la PTAR San Jerónimo analiza los procesos críticos  para asegurar la continuidad de las operaciones ante la escasez de personal; los insumos y materiales críticos para superar las interrupciones en la cadena de suministro , y las estrategias en caso no se puedan ejecutar los servicios y/o contratos críticos.

Este Plan de Contingencia de la PTAR San Jerónimo es parte de una serie de herramientas para que los prestadores de servicios de saneamiento puedan asegurar la continuidad de los servicios frente a la pandemia, beneficiando a miles de peruanos y avanzando hacia una recuperación carbono neutral y resiliente a clima.

Este buen ejemplo de la EPS SEDACUSCO es muy importante para replicar con otros prestadores de servicios del país, que todavía están en proceso de adaptarse para operar los sistemas de tratamiento de aguas residuales frente a la pandemia, y a la vez proteger el ambiente y el clima.